Tarantela de Abril Castillo Cabrera

Reseña por Carolina Damián

 

     La escritora michoacana Abril Castillo (1984) es también curadora, dibujante y editora. Dirige el sello editorial independiente Alacraña y Tarantela, publicada en 2019 por Ediciones Antílope, es su primera novela. En esta obra la narradora escribe sobre historias familiares que revelan los vínculos y tabúes que existen entre sus miembros, así como el sufrimiento que estos experimentan y la forma en que le hacen frente.

     El relato de la historia familiar gira en torno a la muerte de Jano, el tío de la narradora, quien sufre una larga agonía causada, en principio, por envenenamiento. La historia del tío se construye con base en los datos del fichero elaborado por el abuelo de la narradora, así como de la poca información que los familiares en ocasiones dejan saber, muestran el dolor y el silencio respecto al duro suceso. Para la narradora, la historia de su familia está marcada por la maldición de los parientes hombres que mueren jóvenes y las coincidencias en general. Pero las coincidencias  ella las ve como lo contrario a las maldiciones y no solamente los hombres de la familia sufren trágicamente, ya que las mujeres también son presas del veneno del sufrimiento.

lone-tree-1934897_1920.jpg

     Como mujer de la familia, la narradora percibe que carga con los padecimientos familiares además de los propios. Es así como emprende un viaje íntimo en compañía de la escritura en aras de contrarrestar el veneno que la ha invadido desde pequeña. El lenguaje se usa como medio para escapar del dolor, pero también para comprenderlo al desentrañar las telarañas en las que lo padecido y el silencio se entrelazan. Así, la narradora escribe sobre el cuerpo de su tío Jano y sobre todo lo demás que queda: el amor, el desamor, la hipocondría, el veneno, la hermandad. Reflexiona sobre ella, sobre los demás y sobre su escritura. ¿Cómo interpretar los vínculos familiares? ¿Cómo ubicarse como individuo en el entramado familiar? ¿Cómo escribirse?

     El lector que busque adentrarse en el universo de Tarantela, requerirá leerla con particular atención desde los afectos. Más allá de la parte intelectual, estos permitirán comprender el viaje de la narradora, sus porqués y sus formas de expresarse. Ciertamente, la lectura de Tarantela no es una que sea cómoda, pues su aparente sencillez revela al lector que en el camino de empatizar con la narradora habrá de encontrarse con sus propias historias familiares y personales, con todo lo que esto conlleva. ¿Cómo leer? ¿Cómo leerse? ¿Cómo leerse para escribirse?


 

Lee un fragmento de Tarantela aquí.

Sigue a la autora en Twitter: @imlittlealice

Price Based Country test mode enabled for testing United States (US). You should do tests on private browsing mode. Browse in private with Firefox, Chrome and Safari